a

www.arielhernandez.es Página de presentación del tenor Ariel Hernández Roque, tenor del Coro Nacional de España. Para contactar arielhernandezr@gmail.com

Musica Ficta participa en el Ciclo dedicado a las Músicas para el Buen Morir

10-01-2011 Ariel Hernandez Roque con Música Ficta

Con el concierto que ofrece el grupo Musica Ficta, el lunes 10 de enero a las 19 horas, en la Fundación Juan March (www.march y también en Facebook) continúa el ciclo de los Lunes temáticos, y que está dedicado, en esta temporada de octubre a mayo, a las Músicas para el Buen Morir. Es esta una modalidad que se puso en marcha en octubre de 2006 y ofrece, una vez al mes, los lunes por la tarde, un concierto de tema monográfico de una hora de duración y sin descanso. En ocho conciertos, de octubre a mayo, Músicas para el Buen Morir, el tema escogido para esta temporada 2010-2011, presenta obras, desde la época medieval hasta el siglo XX, relacionadas con la muerte en un sentido real o metafórico.

Este ciclo presenta una selección de músicas de épocas muy diversas que fueron concebidas para propiciar un buen morir; obras no sólo con la función de facilitar el tránsito entre dos mundos o conmemorar la muerte de Jesucristo, sino también con la de homenajear al difunto, llorar la desaparición del ser amado o recordar la fugacidad de nuestra existencia.El lunes 10 de enero, el grupo Musica Ficta (Rocío de Frutos, soprano; Agnieska Grzywacz, soprano; Jordi Abelló, alto; José Pizarro, tenor; Ariel Hernández, tenor; Tomás Maxè, bajo; y Raúl Mallavibarrena, director), ofrece obras de Tomás Luis de Victoria

La misa de difuntos o de réquiem ha sido en nuestra cultura el género musical más directamente vinculado a la ceremonia funeraria. Interpretado como acompañamiento en la misa de sepelio, su tono suave y pausado buscaba mitigar el dolor de los allegados al tiempo que alimentar el alma del difunto para el viaje que en ese momento emprendía.

Los Réquiem de Victoria (1605) y de Mozart (1791) se encuentran entre los más conocidos, a los que cabría añadir una extensa nómina conformada por los de Berlioz (1837), Verdi (1874), Fauré (1887-88), Dvorák (1890) y Duruflé (1947), entre otros muchos. Incluso fuera del rito romano ha tenido su desarrollo, como confirman el Musikalische Exequien de Schütz (1636) y Ein Deutsches Requiem de Brahms (1865–68). El trágico transcurso del siglo XX impulsó nuevos réquiem –por ejemplo, el War Requiem de Britten (1961)–, concebidos como una especie de conjuro contra la barbarie colectiva por el horror de las masacres. Dentro de esta tradición, el Dies irae constituye un caso particular en su descripción apocalíptica del día del juicio final anunciada por el toque de trompetas. En origen un himno en canto llano, pronto se integró en el réquiem y su melodía originaria ha sido desde entonces empleada para evocar la muerte, como hicieron Berlioz en la Symphonie fantastique (1830), Saint-Saëns en la Danse macabre (1874), Britten en la Sinfonia da Requiem (1940) o Penderecki en el Dies irae (1967).

Información extraida de ArteEnLaRed

2 comentarios:

Euterpe dijo...

¿Ese ciclo lo retransmitió Radio Clásica? Si es así me lo perdí... Ahora estoy escuchando el de los miércoles con músicas en la época de Calderón y estoy deseando que llegue el día 27 para oír a Raquel Andueza, a quien admiro profundamente.
En cuanto a obras para morir bien me encantan las Exequias Musicales de Schütz y el Requiem de Biber, en Fa Menor creo que era... Menor desde luego. Tengo una versión histórica con Harnoncourt y los niños cantores de Viena que me parece interesantísima.

Euterpe dijo...

P.S.: ¡ah, qué sorpresa! Raúl Mallavibarrena me resulta familiar por las críticas discográficas.