a

www.arielhernandez.es Página de presentación del tenor Ariel Hernández Roque, tenor del Coro Nacional de España. Para contactar arielhernandezr@gmail.com

Simone Young, invitada por la Orquesta y Coro Nacionales para interpretar a Bruckner

27-28-29/11/2009 Ariel Hernández Roque con el Coro Nacional

La OCNE interpretará bajo su batuta la Misa núm. 3 del austríaco los próximos 27, 28 y 29 de noviembre en el Auditorio Nacional.

El programa -incluido en el eje temático de la temporada, Música y naturaleza- se completa con el Cántico de las siete estrellas de García Abril.

Simone Young, pasión por la ópera
La australiana Simone Young está reconocida internacionalmente como una de las más eminentes batutas de la actualidad. En agosto de 2005 asumió la dirección musical de la Ópera Estatal y la Orquesta Filarmónica de Hamburgo (un cargo que mantendrá hasta el año 2015), y donde ha obtenido rotundos triunfos con obras como El anillo del Nibelungo y Tristán e Isolda de Wagner, Simon Boccanegra de Verdi, Matías el Pintor de Hindemith o Salomé y Daphne de Richard Strauss. También ha sido directora musical de la Ópera de Australia (de 2001 a 2003) y directora titular de la Orquesta Filarmónica de Bergen (de 1999 y 2002), y su presencia es habitual al frente de las orquestas filarmónicas de Berlín, Viena, Múnich, Londres y Nueva York, así como de la Staatskapelle Dresden.
Es muy apreciada como intérprete de las grandes óperas de Wagner y Richard Strauss, que ha dirigido con mucho éxito en la Staatsoper de Viena (siendo la primera mujer que dirigió en este legendario teatro) o la Staatsoper de Berlín. Otros prestigiosos escenarios en los que ha trabajado incluyen la Ópera Estatal de Baviera en Múnich, el Metropolitan Opera House de Nueva York, la Ópera de la Bastilla en París, la Royal Opera House Covent Garden de Londres, la Ópera de Los Ángeles o la Houston Grand Opera.

Consulte el programa completo en la página de la OCNE.

Carta blanca a Cristóbal Halffter

12-13-14/11/2009 Ariel Hernández Roque con el Coro Nacional

La ORQUESTA Y CORO NACIONALES DE ESPAÑA dedican al maestro CRISTÓBAL HALFFTER la sexta edición de su serie Carta blanca, un festival alrededor de una figura internacional de la composición que viene siendo uno de los espacios con mayor proyección de las últimas temporadas de la OCNE.

2 programas sinfónicos, 3 conciertos de cámara, además de diversas conferencias, proyecciones, exposiciones, una master class y la edición de un libro posibilitarán un mayor conocimiento de la personalidad musical y el catálogo del compositor madrileño, desde el 6 hasta el 19 de noviembre.

Halffter ha creado para su Carta blanca y por encargo de la OCNE la obra orquestal De ecos y sombras.

Colaboran con la OCNE en este festival el Auditorio Nacional de Música, la Fundación Juan March, la Fundación Paul Sacher y la Filmoteca Española.

Información extraida
del programa de OCNE.

The Planets de Gustav Holst con el Coro Nacional

16-17-18/10/2009 Ariel Hernández Roque con el Coro Nacional

La idea de una estrecha conexión entre los planetas y la música fascina a la humanidad desde las épocas más remotas. Asentada en la creencia del poder unificador del número, la tradición pitagórica dibujó un modelo de universo cuyo ordenamiento seguía pautas sustancialmente musicales. «Todo lo que acontece en el cielo y en la tierra está sometido a leyes musicales», escribía Cassiodoro. Todavía en el siglo XVII, un astrónomo como Kepler manejaba conceptos muy similares y establecía en su Astronomia nova (1609) un claro paralelismo entre el movimiento de los planetas y las proporciones musicales. Por su parte, Robert Fludd (Utriusque cosmi..., 1617-1619) creía que las proporciones existentes entre las notas musicales definiesen también la distancia de los planetas, como si el sistema solar (y por extensión el universo) no fuera sino un gigantesco monocordio. No menos sugestiva era la creencia en una música inefable y misteriosa producida por el movimiento de los cuerpos celestes en el espacio cósmico: la llamada «armonía de las esferas».

Desde luego, cuando en 1914 Gustav Holst se pone a componer Los planetas, la astronomía había dado muchos pasos adelante. Para empezar, el número de planetas había aumentado. A los cinco tradicionales había que añadir ahora Urano —descubierto en 1781 por William Herschel— y Neptuno, cuya existencia sería sufragada en 1846 por Johann Gottfried Galle. Aunque, puestos a rizar el rizo, también Holst se quedó corto. En 1930, Clyde Tombaugh identificó un nuevo planeta más allá de Neptuno: Plutón. En las últimas décadas ha habido un intenso debate sobre si se debe considerar a Plutón como unplaneta a todos los efectos, debido a sus rasgos atípicos con respecto al de los demás planetas del sistema solar. Finalmente, en 2006 la Unión Astronómica Internacional ha decidido rebajarlo al rango de «planeta enano». Con anterioridad, el compositor británico Colin Matthews no había podido resistirse a la tentación de completar el ciclo de Holst, escribiendo en el año 2000 su pieza orquestal Plutón.

Texto extraido del programa oficial del Coro Nacional.