a

www.arielhernandez.es Página de presentación del tenor Ariel Hernández Roque, tenor del Coro Nacional de España. Para contactar arielhernandezr@gmail.com

«Las Golondrinas», de José María Usandizaga, de zarzuela a ópera

22-08-2009 Ariel Hernández Roque con el Coro Nacional (Gara)

«Las Golondrinas», la más célebre creación del compositor donostiarra José María Usandizaga, llega hoy al Kursaal de manos de la Orquesta y Coro Nacional de España, el Orfeoi Txiki y un cartel de solistas encabezado por Isabel Monar, Ana Ibarra y José Antonio López.

«Las Golondrinas», que ha quedado como la más célebre obra de José María Usandizaga además de una de las cumbres del teatro lírico en castellano, se creó en unos meses de 1914 como zarzuela, es decir, con partes habladas. Así las firmó Usandizaga y así se representó hasta que en 1929, catorce años después de la muerte del compositor, su hermano Ramón, realizando un gran esfuerzo y respetando toda la música original, adaptó los diálogos hablados de la zarzuela y los puso en música. La razón por la que se llevó a cabo tal adaptación fue la de llevar «Las Golondrinas», una obra gigantesca, más allá de los estrechos círculos de la programación habitual de zarzuela.

El resultado, sin embargo, ha recibido siempre numerosas críticas. Se ha considerado que el fluir dramático original, intenso pero bien dosificado gracias a las palabras en la zarzuela, en la ópera se descompensa. Así, algunos puntos álgidos de tensión, muy bien concebidos por Usandizaga, quedan perdidos en un mar de artificio desbordado y dramático en la versión de su hermano. También se ha hecho notar numerosas veces que a la mano de Ramón, por más que estuviera calada de respeto y no careciera de cierta maestría, le faltaba el talento y la espontaneidad pasmosa de José María. Además, hay algunos aspectos del estilo compositivo de Usandizaga que Ramón no supo o no quiso asimilar. Por ejemplo, en la segunda escena del tercer acto, el dúo de Lina y Cecilia, Ramón inserta sobre el texto hablado original («¿Qué es eso Lina? ¿Por qué me hablas de ese modo?») la música de la conocida aria del primer acto «Camino siempre igual».

Javier Suárez-Pajares, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, defiende que este tipo de tácticas de Ramón «banaliza, rítmica y melódicamente, la melodía original, además de crear melismas sobre algunas palabras, transgrediendo una norma estilística esencial del compositor de «Las Golondrinas»: estricto silabismo, ni una sola palabra con más notas que sílabas». Aún así, los expertos también estiman que la versión operística de «Las Golondrinas» es correcta y no empaña la enorme calidad de la obra original, y especialmente desde la revisión de la adaptación que el compositor donostiarra Ramón Lazkano realizara hace unos años para el Instituto Complutense de Ciencias Musicales.

La versión de «Las Golondrinas» que podremos escuchar esta tarde es la operística. La dirigirá el joven Rubén Gimeno en sustitución del inicialmente previsto Josep Pons, de baja por enfermedad. Junto a la Orquesta y el Coro Nacional de España, actuarán los solistas I. Monar, A. Ibarra, J. A. López, A. Prunell-Friend y S. Palatchi, además del Orfeoi Txiki.

ORFEOI TXIKI
Junto a la división infantil del Orfeón Donostiarra, actuará la Orquesta y Coro Nacional de España y solistas como Isabel Monar, Ana Ibarra, José Antonio López, Agustín Prunell-Friend y Stefano Palatchi.

OPERÍSTICA
La versión de «Las Golondrinas» que podremos escuchar esta tarde será la operística, dirigida por el joven Rubén Gimeno en sustitución del inicialmente previsto Josep Pons, de baja por enfermedad.

Coros, orquesta y solistas en una versión revisada por Lazkano

22-08-2009 Ariel Hernández con el Coro Nacional (Diario Vasco)

A la Orquesta y el Coro Nacional de España se unirá hoy un importante abanico de solistas. Isabel Monar, Ana Ibarra, José Antonio López, Agustín Prunell-Friend y Stefano Palatchi, así como el Orfeoi Txiki, participarán en esta producción, que aunque se ofrece en versión concierto, contará con algunos elementos escénicos y una proyección.

Además de ellos, también participa, de alguna manera, el compositor donostiarra Ramón Lazkano, que ha colaborado en la recuperación de Las Golondrinas. Según explica, «en 1998, el Instituto Complutense de Ciencias Musicales me pidió que me encargara de establecer una nueva partitura general completa de la obra, de la que subsistían algunos materiales muy envejecidos. El libreto fue preparado entre Jose María Usandizaga y María Lejárraga y nació así la primera versión, estrenada en 1914 en forma de zarzuela. En los años veinte, Ramón Usandizaga puso música a las partes habladas, convirtiéndola en ópera».

En palabras de Lazkano, «para esta edición se partió de los manuscritos de los dos Usandizaga. Fue un trabajo apasionante, porque había muchos cortes y errores de copia en las partituras utilizadas hasta entonces. En particular, se han reestablecido una escena entera del segundo acto, el desarrollo final de la pantomima y el dúo del tercer acto que Ramón había sustituido».

Lazkano ha llevado a cabo un trabajo que le ha resultado familiar porque «los dos Usandizagas, José María y Ramón, son músicos muy cercanos para los que nos hemos formado en San Sebastián. La música para piano de José María ha estado siempre alrededor nuestro a través del maestro Juan Padrosa, desaparecido el año pasado, pero las grandes obras, sin embargo, han sufrido un abandono notorio, que por fortuna ha sido parcialmente compensado estos últimos años». Según Lazkano, «no deja de asombrarnos la habilidad y el precoz talento técnico de José María Usandizaga, así como su infalible instinto teatral. En su música es capaz de aunar recursos muy distintos: unas sutiles gradaciones armónicas, una elaboración rítmica imaginativa y una orquestación colorista y eficaz. Los dos Usandizaga consiguen en Las Golondrinas una intensidad dramática y un lirismo emotivo que elevan una historia banal hasta la enorme pasión».

Ariel Hernández con Ensamble Vocalina en Cantabria

02-08-2009 Ariel Hernández Roque con el grupo Ensamble Vocalina

El denominado Nansa Intercultural, integrado en el programa de la Fundación Patrimonio y Territorio,uno de los pilares del veterano ciclo de Marcos Históricos del FIS, arranca hoy en su segunda edición. La cantante de Israel Cabra Casay, con un programa de 'canción de la diáspora', configurado por temas cantados en hebreo, salvo uno en español, abre este ciclo.

La tercera jornada del FIS, en su 58 edición, vive hoy tres actuaciones en los Marcos Históricos. Junto a la del ciclo del Nansa, bajo el epígrafe monográfico de El cantar de las culturas, 'Del mar Mediterráneo al mar Caspio', cita en la iglesia de San Pedro de Celis, el FIS propone también una actuación del Coro de Cámara Ensemble Vocalina, en el Teatro Concha Espina de Torrelavega; y la presencia del grupo de música barroca La Folía en el Santuario de la Bien Aparecida. Cabra Casay & Idan Raichel & Gilad Shmueli, integrantes del combo israelí The Idan Raichel Project, protagonizan la apertura del Nansa Intercultural. La esencia de los sonidos del Cuerno de África y del Oriente Próximo. Voz y teclados, acompañados tan solo por la percusión, en un recital en el que «la tolerancia, convertida en música, es la verdadera protagonista». El grupo de música barroca La Folía, dirigido por Pedro Bonet, integrado por tres voces y cinco instrumentistas, protagoniza en la Bien Aparecida el programa, impulsado desde la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, con el que se recuerda la música en tiempos de los moriscos. Lo integran temas de Mateo Romero, Luis de Narváez, Juan Blas de Castro y Michael Praetorius, entre otros. La Folía se fundó hace más de treinta años en Madrid con la finalidad de interpretar con instrumentos históricos el repertorio de los siglos XVI, XVII y XVIII.

Finalmente, en Torrelavega, actúa el coro de cámara Vocalina, sólida agrupación que ha extendido por Europa el proyecto surgido en Cuba de la mano de la agrupación Schola Cantorum Coralina, bajo la dirección en ambos casos de Alina Orraca. Vocalina volverá a actuar mañana en Santoña.